Michael Appleton / Mayoral Photography Office

Los empleados públicos pueden hacer aportaciones importantes y únicas en los debates públicos. Reconociendo el valor de sus conocimientos y experiencia, el Tribunal Supremo ha sostenido que los empleados públicos tienen derecho a pronunciarse sobre asuntos de interés público en virtud de la Primera Enmienda. Sin embargo, los empleadores públicos tienen permitido establecer ciertas restricciones en el discurso de los empleados.

Si bien este documento no es sustituto de una asesoría legal, debería ayudar a los empleados públicos a entender la ley y pensar estratégicamente sobre cuándo y cómo protestar.

¿Soy un empleado público?

Eres un empleado público si trabajas para cualquier entidad, agencia o departamento de gobierno federal, estatal o local. Son empleados públicos los maestros y demás personas que trabajan para los distritos escolares públicos y para las universidades y colegios públicos. 

¿Tengo permitido hacer comentarios públicos sobre acontecimientos actuales?

Depende. Si haces estos comentarios como parte de tus funciones laborales oficiales, la Primera Enmienda no protege tus declaraciones; aunque puede haber una excepción para maestros y profesores quienes expresan sus puntos de vista mientras enseñan en el salón de clases.

Si haces estos comentarios en tu tiempo libre, como un individuo privado, aplican reglas diferentes. Usualmente tus declaraciones sobre temas que son de interés general para el público, incluyendo aquellos sobre acontecimientos actuales, están protegidos por la Primera Enmienda. Sin embargo, un empleador público en Nueva York puede que te sancione si tus comentarios perjudican el trabajo del organismo o tienen el potencial de perjudicarlo, incluyendo cuando se afecta la percepción pública de tu empleador si en el trabajo interactúas frecuentemente con miembros del público. Los tribunales consideran todas las circunstancias y sopesan tus derechos de libre expresión frente al interés de tu entidad empleadora de prevenir daños; de manera que, en última instancia, la cuestión de si tu empleador infringió o no la Primera Enmienda dependerá de tu situación particular. 

¿Cuáles son algunos ejemplos de discursos que podrían ser perjudiciales?

Pueden ser objeto de sanción los discursos o expresiones ofensivas dirigidas hacia individuos o comunidades con motivo de su identidad racial, étnica o religiosa.  Por ejemplo, los tribunales han sostenido que el Departamento de Policía de Nueva York (KYPD siglas en inglés) tenía permitido sancionar a los oficiales de policía fuera de servicio quienes se disfrazaron de negros y parodiaron la cultura Negra en un desfile del Día del Trabajo. De igual manera, un tribunal sostuvo que la Universidad de la Ciudad de Nueva York (The City University of New York) tuvo justificación al degradar a un jefe de departamento quien en un discurso público hizo comentarios que reflejaban estereotipos de las personas judías, incluyendo la idea de que son "ricos" y controlan Hollywood.  Los tribunales que decidieron en estos casos consideraron que tales discursos podrían menoscabar la confianza entre los empleadores públicos y las comunidades a las que sirven, perjudicando su trabajo en consecuencia.  

¿Tengo permitido asistir a protestas durante mi tiempo libre?

Sí. La Primera Enmienda protege tu derecho a protestar. Los organismos públicos en Nueva York -incluidas las escuelas- no han sancionado antes a los empleados estando fuera de su servicio por asistir a una protesta que no infringiera ninguna ley.  Sin embargo, las declaraciones que hagas o las manifestaciones en las que participes mientras protestas, como una consigna o un letrero, podrían ser motivo de sanción si tu empleador las encuentra perjudiciales.  En algunos casos, los maestros han sido sancionados por participar en protestas durante las horas de trabajo, lo que perjudicó el funcionamiento de la  escuela; así mismo, oficiales de policía han enfrentado castigos por participar en actos de desobediencia civil durante una protesta estando fuera de servicio.    Debes verificar las políticas de tu organismo empleador, así como tu contrato para identificar qué reglas aplican.  Por ejemplo, el Reglamento del Canciller de las Escuelas Públicas de Nueva York [New York City Public Schools Chancellor’s Regulations] obliga a los empleados a que reporten cualquier arresto del que fueran objeto, tanto a sus supervisores como a la Oficina de Investigaciones del Personal, en las 24 horas de haber sucedido.

¿Puedo hacer comentarios sobre acontecimientos actuales en mis cuentas personales de las redes sociales?

Depende. Las mismas reglas que aplican para todos los comentarios en público, aplican para las declaraciones en las plataformas sociales.  Tu organismo empleador puede supervisar cualquier publicación que hagas en las redes sociales en el marco de tus funciones oficiales, tanto si lo publicas en una cuenta oficial u otra cuenta creada para promocionar a tu entidad empleadora. Esto significa que tu empleador puede sancionarte por hacer una declaración que discrepe de su política oficial.

Si publicas comentarios sobre acontecimientos actuales como individuo privado, tu interés para ejercer tu derecho a la libre expresión se sopesa frente el interés de tu empleador en evitar perturbaciones. En general, los tribunales de Nueva York han aceptado las reclamaciones de los empleadores sobre que el discurso del empleado era presumiblemente perjudicial.  Si tu trabajo implica contacto público, una cobertura de prensa negativa podría ser suficiente para fundamentar la reclamación de tu empleador. 

Debes tener cuidado al publicar declaraciones en tus cuentas de redes sociales. Sé prudente al compartir tus comentarios sobre el trabajo y sé consciente  de cómo podrían percibir tus comentarios las comunidades a las que sirves. Podrías considerar hacer privada tu cuenta o verificar quiénes son tus seguidores para limitar quién puede ver tus publicaciones, pero debes saber que incluso las publicaciones privadas pueden ser motivo de sanción si se vuelven públicas.  Es importante verificar las políticas de tu empleador y tu contrato para conocer si hay reglas sobre lo que publicas en las plataformas sociales.

¿Cómo puedo protegerme si mi información personal es expuesta intencionadamente (doxing)?

El doxing es una forma de ciberacoso que consiste en la publicación o revelación en línea de información personal de un individuo, sin su consentimiento.  La Unión de Libertades Civiles de Nueva York (NYCLU siglas en inglés) tiene un recurso informativo que explica cómo protegerte de ser víctima del doxing.

¿Puedo usar vestimenta o mostrar gráficos u otros objetos en el trabajo que comuniquen mis opiniones sobre acontecimientos actuales?

Depende. Los empleadores públicos tienen permitido restringir lo que los empleados visten al estar en funciones siempre que permanezcan imparciales sobre el contenido de cualquier mensaje a través de la ropa.  Por ejemplo, las Escuelas Públicas de la Ciudad de Nueva York prohíben al personal escolar usar cualquier prenda que apoye a los candidatos a cargos políticos, independientemente del partido.  Un tribunal sostuvo que esa política era permitida. Sin embargo, si tu organismo empleador sólo restringe la vestimenta que promueve un punto de vista político en particular, eso sería motivo de preocupación. De igual forma tu empleador no puede prohibirte llevar ropa asociada a tu identidad étnica o religiosa mientras permite a otros grupos étnicos o religiosos llevar ropa tradicional.  Debes verificar las políticas de tu empleador, así como tu contrato, para saber más al respecto.

¿Los maestros de las escuelas públicas tienen el derecho de enseñar sobre acontecimientos actuales, en virtud de la Primera Enmienda?

Depende. El Tribunal Supremo no se ha definido sobre si la Primera Enmienda protege o no las decisiones educativas y curriculares de un maestro; sin embargo, el Comisionado de Educación de Nueva York ha declarado que los maestros tienen el derecho a impartir enseñanzas mientras tengan un valor educativo, sean relevantes para el plan de estudios y vayan acorde a la edad y madurez de los estudiantes. En consecuencia, los profesores deberían gozar de cierta protección ante procedimientos disciplinarios como la audiencia, señalada en el artículo 3020(a). Muchos distritos tienen políticas sobre la enseñanza de temas controvertidos, de manera que es importante revisar las políticas de tu Consejo de Educación antes de impartir una lección sobre acontecimientos de actualidad.

Si eres un empleado público y tienes preguntas o piensas que tus derechos han sido quebrantados, contáctanos.  Si trabajas para un distrito escolar o para una institución de enseñanza superior, envíanos un correo electrónico a schools@nyclu.org.