Todos desearían escuelas públicas donde las ideas fueran divulgadas, discutidas y debatidas abiertamente. Nuestra democracia depende de que los estudiantes se conviertan en personas completamente informadas, capaces de generar sus propias ideas y para ello, necesitan una riqueza de información a la mano.