La Ley de Nueva York para Todos (New York for All Act)

PROTEGE A LAS COMUNIDADES INMIGRANTES EN TODO EL ESTADO DE NUEVA YORK

Todos los neoyorquinos, independientemente de su estatus migratorio, quieren vivir libremente, participar en sus comunidades, proveer a sus familias y acceder a atención médica sin ser intimidados. La Ley de Nueva York para Todos ofrece protecciones para que esto sea posible al prohibir a todas las fuerzas de seguridad y orden público locales y a las agencias estatales a que conspiren con el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (Immigration and Customs Enforcement, ICE) o y que sean partícipes de su crueldad.

Contact your representatives

 


EL PROBLEMA

Durante años, ICE ha tratado de dividirnos, decidiendo atacar cruelmente a los inmigrantes y separar a las familias. ICE continúa presionando a las fuerzas del orden público y a las agencias gubernamentales locales para que busquen, arresten y deporten personas y separen a familias que forman parte de nuestro Nueva York. Cuando las agencias locales conspiran con ICE, esto no solo conduce a la discriminación inconstitucional debido a la caracterización por perfil racial, sino también al uso inadecuado de nuestros impuestos locales y recursos para llevar a cabo la agenda racista y transgresora de ICE. Los neoyorquinos que vivieron el punto máximo de la era de parar y catear a la gente de forma indiscriminada saben cómo es cuando los funcionarios del gobierno usan indebidamente a la policía local para avivar las llamas del miedo inculcado por los prejuicios raciales.

Debido a esto, muchos inmigrantes neoyorquinos se llenan de ansiedad a la hora de tener una rutina diaria normal y libre o cuando interactúan con el gobierno, ya sea en cualquier punto de control, cuando asisten a la escuela o cuando se dirigen a un hospital público para recibir atención médica, temiendo poder ser arrancados de sus familias. Este temor es especialmente perjudicial durante la pandemia por el COVID-19, lo que aleja a las comunidades de la ayuda clave que necesitan para protegerse a sí mismas y a sus vecinos neoyorquinos.

LA SOLUCIÓN

Buscar chivos expiatorios y enfocarse en la deportación de miembros de las comunidades inmigrantes es la prioridad de ICE, no de Nueva York, y conspirar con ICE para arrestar o encarcelar a neoyorquinos es incorrecto y costoso. Aunque Nueva York no puede mantener a ICE totalmente fuera de nuestro estado, podemos mantener a Nueva York lejos de la crueldad de ICE. La Ley de Nueva York para Todos (S.7562/A.9586) dispone que los inmigrantes neoyorquinos lleven una vida más libre y puedan cuidar de sus familias, preserva los recursos estatales y locales para nuestras comunidades, y se asegura de que los dólares de Nueva York no se desvíen para llevar a cabo la crueldad de ICE.

CÓMO FUNCIONA  

La Ley de Nueva York para Todos (S.7562/A.9586) en general prohíbe a los funcionarios estatales y locales de que hagan cumplir las leyes federales de inmigración, les prohíbe poner a las personas bajo custodia de ICE y les prohíbe compartir información confidencial con ICE. Asimismo, prohíbe a ICE entrar en áreas no públicas de propiedad estatal y local sin una orden judicial. También garantiza que las personas bajo custodia sean notificadas de sus derechos antes de ser entrevistadas por ICE, e inicia el proceso de limitar el acceso de ICE a las bases de datos de información estatal.

Contact your representatives

 


BENEFICIOS AÑADIDOS

  • Las políticas locales que protegen a los inmigrantes del ICE aportan beneficios económicos para todos.

    Cuando los residentes confían en los funcionarios locales, participan más en la economía local. Los datos muestran que el ingreso familiar es más alto y el índice de pobreza es más baja en aquellos lugares que no desvían recursos para la agenda de ICE.

  • Otros estados han aprobado leyes para mantener los recursos locales fuera del control federal de inmigración.
    Nueva York debería seguir el ejemplo de esos otros estados que reconocen la importancia de proteger a los residentes inmigrantes. Nueva Jersey, Washington y California ya cuentan con políticas o legislación que los designa como estados santuario, mientras que la ciudad de Nueva York tiene fuertes políticas para mantener a la policía y otras agencias al margen de la agenda del ICE.

  • Las comunidades que se niegan a conspirar con ICE están más seguras.

    Dado que todos en la comunidad se sienten más capaces de comunicarse con los funcionarios locales, los datos demuestran que la delincuencia es menor en aquellos lugares donde los funcionarios no dedican tiempo y recursos a la agenda de ICE. La Asociación de Comisionados (Jefes de Policía l) de Ciudades Principales (Major Cities Chiefs Association), el Grupo Presidencial de Trabajo sobre la Vigilancia Policial del Siglo XXI (Presidential Task Force on 21st Century Policing), la Policía del estado de Nueva York (New York State Police) y la Fiscalía General del estado de Nueva York (New York State Attorney General) han adoptado posiciones o políticas para mantenerse al margen de la aplicación de la ley de inmigración federal con el argumento de que debilita la seguridad pública.

  • Negarse a habilitar a ICE ayuda a prevenir la propagación del COVID-19.

    Cuando las autoridades locales conspiran con ICE, Mandan a las personas a centros de detención de ICE que son puntos críticos de propagación de COVID-19. El COVID-19 se contagia de unos a otros de forma desastrosa dentro de las cárceles y las prisiones, lo que también representa un riesgo para la comunidad en general. Este riesgo es especialmente alto en los centros de detención de ICE, porque ICE traslada regularmente de un lugar a otro a personas de todo el país. Al detener la colaboración entre ICE y la policía local, Nueva York contribuiría a mitigar la amenaza por el COVID-19.

Contact your representatives

 

 

New York For All